Los vehículos eléctricos se han vuelto un tema popular en los últimos años. En Costa Rica, solamente para el año 2018, se duplicó la cantidad de autos de este tipo en comparación al cierre del 2017. Escuchamos muchas cosas sobre este tipo de transporte pero, ¿realmente todo lo que escuchamos es cierto?

Hoy vamos a compartirte 7 mitos sobre estos carros y la verdad de cada uno de ellos.

1. Los vehículos eléctricos no tienen suficiente rango:

Este es una de las creencias más extendidas sobre los carros eléctricos, mucha gente sigue pensando que las baterías solo alcanzan para muy pocos kilómetros. En promedio, una persona dentro del GAM no va a manejar más de 30 kilómetros al día. En este momento, hasta el vehículo eléctrico con el menor rango puede recorrer el doble de esa distancia antes de tener que recargar la batería. Los que tienen mayor rango pueden recorrer Costa Rica prácticamente de punta a punta.

2. Duran mucho cargando la batería:

“Puedo llenar mi tanque de gasolina en 5 minutos, pero me toma mucho tiempo cargar el carro eléctrico.”

Aunque eso es técnicamente cierto, no se está tomando en cuenta cómo cambian los patrones de carga a la hora de tener un vehículo eléctrico. En un carro de combustión interna, normalmente manejamos hasta el punto donde nuestro vehículo necesita más combustible, digamos que hasta 1/4 de tanque. Después de esto, tenemos que desviarnos de nuestro camino para buscar una gasolinera, invertir 5 minutos de nuestro tiempo en llenar el tanque, y después continuar con nuestras vidas.

Si tenés un vehículo eléctrico y un espacio de parqueo donde podés enchufar tu carro todas las noches, podés amanecer todos los días con el tanque 100% cargado. Ningún desvío, nada de esperarse hasta que el tanque esté a 1/4, solo tenés que conectarlo todas las noches, o hasta menos (dependiendo cuanto manejés por día). Esta es una manera completamente diferente de cargar nuestros carros.

Los viajes largos sí pueden tomar más tiempo para cargar, pero no tanto como normalmente se piensa. En este momento, el Gobierno de Costa Rica acaba de anunciar que para finales del 2019 van a instalar 34 centros de carga rápida a lo largo de todo el país. Estos centros le permitirán a la población nacional y a los turistas moverse en un vehículo eléctrico por todo el país sin temor de quedarse sin batería.

Las personas podrán cargar el 80% de la batería de su vehículo en un tiempo estimado de 20 minutos. Por ejemplo, si vas a hacer un viaje desde San José hasta Playa Tamarindo, pasarías al frente de 4 centros de carga rápida. Es cuestión de parar en solo uno de ellos.

3. Son lentos como los carros de golf:

Los vehículos eléctricos son en general, más rápidos que los vehículos de combustión interna. Esto es por que el motor eléctrico genera el 100% del torque disponible de manera instantánea. Cuando el conductor de un vehículo eléctrico aprieta el acelerador, la transición de estacionario a velocidad es prácticamente inmediata. De hecho, el Tesla Model S es uno de los carros de producción más rápidos en el mercado. ¡Acelerando de 0 a 100 km/h en menos de 2.5 segundos!

4. La batería rinde muy poco y son muy caras de reponer:

Muchas personas comparan la longevidad de la batería de sus teléfonos a la de los vehículos eléctricos, lo cual es comparar manzanas con limones. En un teléfono celular, la degradación de la batería sucede en pocos años, pero no sucede lo mismo en un carro eléctrico. Las baterías de los VE tienen una composición química diferente, diferentes usos, y patrones de carga diferentes. De hecho, las baterías tienen garantías separadas a las del vehículo de por lo menos 160,000 kilómetros.

Con el tico promedio manejando alrededor de 12000 kilómetros al año y cambiando el carro a los 7 años, no vas a estar ni cerca de reemplazar la batería antes de cambiar el carro. Y aun así, después de acabar la vida útil de la batería, estas se pueden reciclar, al igual que el 99% de las baterías que se encuentran en los vehículos de combustión interna normales.

5. La producción de estos carro y la batería siguen siendo súper contaminantes:

Muchos estudios demuestran, que aún teniendo en cuenta las emisiones de Dióxido de Carbono asociadas a toda la vida útil del carro eléctrico, incluyendo la producción del mismo, su uso y su posterior desguace, estos emiten un 60% menos que vehículos que consumen diésel o gasolina.

Por otro lado, los vehículos eléctricos tiene baterías de litio, que si se desechan como debe ser, no causan problemas al ambiente. Además, la mayoría de los materiales que se utilizan para realizar estas baterías son reciclados y tiene algunos componentes que son vendidos para reciclaje también.

6. Son caros de mantener:

Todo lo contrario. Los vehículos eléctricos requieren muchísimo menos mantenimiento que un carro de combustión. Los vehículos eléctricos no requieren cambios de aceite ni revisiones de ajuste constantes ya que hay muchas menos partes móviles en el carro que eventualmente fallan y necesitan reposición. Los vehículos traiciones tienen más de 2000 piezas móviles en su tren motriz, los eléctricos menos de 20.

Según Renault, se estima que es un 42% más barato en toda su vida útil, ya que solamente se necesita un ajuste en el motor a los 10 años y otros pequeños y muy prácticos mantenimientos a lo largo de la vida.

7. Los carros son más costosos:

Al día de hoy, esto sigue siendo un poco cierto. Sin embargo, con el auge que han tenido estos vehículos, los precios han ido bajando a nivel mundial. Además, si hacés las matemáticas, lo que te ahorrarías en gasolina mes a mes, fácilmente se puede volver la diferencia que hay en el pago de un préstamo. Según La Nación, una persona fácilmente puede pasar de consumir ¢55.000 mensuales en gasolina a ¢5.000. Este caso es real, si querés leer un poco más al respecto podés hacerlo aquí.

Estos son solamente siete de muchas ideas erradas que se tienen sobre los vehículos eléctricos. Esperamos que hayamos aclarado un poco, si vos pensabas que alguna de estas era cierta y que te animés a apostar un poco más por la energía renovable. Esto sin considerar todos los incentivos que el Gobierno del país nos da por poseer uno de ellos (no pensar en restricción, parqueos exclusivos, exoneración de impuestos, etc.).

¿Te pareció interesante este artículo? Contanos qué pensás y si has escuchado algún otro mito fuera de estos, hacénoslo saber para ver si podemos responderlo.

Calcular Ahorro